UNA PROPUESTA PERSONAL SOBRE EL FUTURO DEL FONCA.

Actualizado: jul 24

Hace más de un lustro platicaba con un buen amigo de lo que podía desencadenar que, como en años anteriores en México, no existiera un órgano gubernamental que ayudara, becara o apoyara a los creadores. En esa ocasión los dos llegamos a una conclusión constatada por la misma historia del arte, que: “solo los más testarudos, ingeniosos por buscarse los medios hasta en las facetas más ordinarias, pero por ordinarias más vividas y, sobretodo, los personajes que guardan una pulsión incontenible por la creación, son los que seguirían desempeñándose en las actividades propias del arte”. Comprendiendo que la actividad creativa es un desempeño, que en el mejor de los casos, siempre va más allá de la fama o el confort, pues cumplir con la necesidad intrínseca al ser humano ya es trascendente.



En lo tocante a los nuevos modelos de apoyos a creadores (nuevo FONCA), mis propuestas son dos. Las expongo a grandes rasgos: ir por una Renta Básica de Creadores para todos los trabajadores de la cultura autónomos que tengan la forma de comprobar antigüedad y trabajo. Podría reglamentarse por jerarquías que sean comprobadas por la antigüedad en su labor; jóvenes, pre-máster y máster, podrían ser los tres rangos a existir y, con ello, la distinción en los montos económico entre apoyo y apoyo, de esta forma se estaría asegurando una base mínima de subsistencia para el trabajador cultural y, otros ingresos que obtenga dependa completamente de su talento creativo o empresarial. Una segunda propuesta es que el creador o grupos de creadores, puedan conformarse como Organismos Donatarios Autorizados a Mecenazgo, esto es: que al contrario de como se considera actualmente la figura jurídica de la Donataria Autorizada, los donativos conseguidos por el artista o el grupo de artistas, sean directa y específicamente para dar sustento económico a sus proyectos particulares o del grupo conformado, con posibilidad de dar facturas deducibles de impuestos a los donantes. Con el fin de controlar el monto de los donativos, el SAT podría establecer un máximo estimable anual por artista, grupo de artistas, como, de lo aportado por los donantes.


** César Sánchez, Ciudad de México.

Estudia filosofía y artes visuales. Desde el año de 1987 es miembro del Sindicato Mexicano de Electricistas, donde colaboro en la secretaría de educación y propaganda de 2004 a 2006; para la secretaria del interior de 2006 a 2009 y crea en 2007 el Archivo Histórico del SME donde se desempeño como coordinador general hasta el 2009. De 2000 a 2007 publica ensayos políticos, de estética y cultura general, para revistas y diarios nacionales. Sus obras visuales han sido seleccionadas en el Concurso Nacional de Arte Joven, México 1994 y 1995; VII Bienal Internacional Femsa, Monterrey, N.L., México 2005. Obtiene la mención honorífica en la XI Bienal Rufino Tamayo en el 2002. Es fundador y director, de 2001 a 2014 de SR-30 arte y literatura A. C., lugar donde ha coordinado y realizado, a lo largo de más de diez años, guiones museográficos, proyectos de investigación, curadurías y ensayos estéticos, arte moderno, muralismo mexicano, estética de la clase trabajadora, como contemporáneo. En 2003 es becado por el Fonca-Conaculta, por Trilogía, tres investigaciones, curaduría y textos sobre arte contemporáneo. En junio de 2009 fue comisario de la exposición basada en su investigación Retrato de la burguesía, disección de un mural, en el Museo de la Ciudad de México. Algunas de sus investigaciones han sido publicadas por la Universidad de Valencia, el Ministerio de Cultura del Gobierno Español y la UNAM; compilaciones monográficas que comparte edición al lado de investigadores como Jaime Brihuega, Albert Forment y Miguel Cabañas Bravo. En 2010 editan su libro El poder del Estado mexicano contra los electricistas y en 2018 se publica su primer novel intitulada Contemporal, la vida como soporte.

E-mail: cessandez@gmail.com